8 de agosto de 2008

Oficio de dueño

Bien mirado, el oficio de dueño de diario debería ser tan rentable como el de un panadero, un librero, el propietario de una mercería. No se ve por qué el dueño de un diario ha de ganar muchísimo más dinero que ellos, a no ser que se considere que brindar información es una de las formas que adquiere el delito del chantaje, algo que hay que descartar de plano, porque no se sabe de nadie que haya hecho esta acusación, al menos formalmente. A quienes defienden la idea de que brindar información sobre lo que ocurre en el poder es una profesión altamente sensible para la sociedad, debería responderse que los médicos cumplen una función más altruista y que a nadie se le ocurre que por ello deberían ser multimillonarios. Lo dicho, sacar un diario a la calle es carísimo, quién lo duda, pero no es más oneroso que instalar una buena heladería, una fábrica de papas fritas o una buena explotación agraria. La sociedad debería encargarse de revisar algunos de sus oficios, en una de esas no sería malo hacer algunos retoques aquí y allá, para adecuar lo que se dice a la realidad y sobre todo para que no sea al revés.

"Vida de Luis Paradoja y otras vidas" Juan Luis González