8 de agosto de 2008

Una ley como respuesta


Hugo Funes (*)
Una norma dictada recientemente por la Legislatura provincial establece que tanto lo maestros estatales como los de gestión privada, deberán trabajar 10 horas semanales en un mínimo de tres días.

Finalmente la legislatura provincial sancionó la ley (6.853) que deroga el artículo 1 de la norma que ratificaba la obligación de 15 horas de trabajo semanales para los maestros especiales de los jardines de infantes y de la EGB1 y 2 (disposición establecida en el artículo 10 del decreto 27 de 1994, de la intervención federal de Juan Schiaretti). Pero lo más importante es que esta nueva ley dice puntualmente que tanto lo maestros estatales como los de gestión privada, deberán trabajar 10 horas semanales en un mínimo de tres días.
Más allá del número de docentes afectados por la anterior legislación, es importante recordar que los maestros especiales se veían perjudicados porque trabajaban 15 horas, pero cobraban sólo por 10. Para entender la magnitud de este problema debemos considerar que dicho norma permaneció vigente durante más de una década, tiempo durante el cual el Sindicato Argentino de Docentes Privados mantuvo el reclamo sin claudicar ante los distintos gobiernos que se sucedieron, hasta alcanzar la reivindicación merecida por los docentes.
Con la sanción de esta norma pudimos dar respuesta a algunos compañeros que se desempeñan como maestros especiales en las escuelas privadas santiagueñas, que cobraban por menos horas de las que en realidad trabajaban y si bien los docentes de gestión estatal cumplían con sus 10 ho ras, la legislación vigente decía todo lo contrario y esa realidad pendía sobre ellos como espada de Damocles. Con la derogación de esa norma ahora todos podrán estar tranquilos porque no hay margen para ensombrecer sus derechos.
Hasta el presente los estatales estaban amparados por una resolución que modificó la ley de Shciaretti, lo que desde luego era inadmisible. El peligro era que en cualquier momento, cualquier funcionario, cualquier gobierno en el futuro, se inclinara por hacer cumplir esa ley afectando a todos los docentes tanto estatales como privados; afortunadamente esto no sucederá porque esa legislación fue derogada.
Pero para arribar a esta instancia fue necesario trabajar durante muchos años, muchos más de los deseados. A todas luces el decreto de marras (27) era inconstitucional y promotor de un trato discriminatorio entre los educadores. Por eso con la derogación de aquella norma se puso en regla a todos los trabajadores en la actualidad.
Ahora las patronales de los colegios privados (afortunadamente no eran todos) tendrán que dejar de aprovecharse de esta leyes y deberán hacerlos trabajar durante diez horas como corresponden.
Ante estos hechos debemos recordar que el Sindicato los últimos 12 años pasó por muchas instancias hasta hacer derogar la norma. Tras la intervención federal de principios de los 90 hicimos todas las presentaciones ante los funcionarios de los gobiernos democráticos de turno, hasta llegar a una nueva intervención sin conmover a las autoridades. En el camino quedaron algunos fallos favorables de ciertos funcionarios que entendieron la problemática, aunque sus dictámenes jamás fueron atendidos por el poder político.
Afortunadamente con esta gestión el problema se revirtió. Una vez más planteamos este reclamo y el Ejecutivo provincial se hizo eco presentando un proyecto confeccionado por el Sindicato. Concretamente pedimos que se suprimiera el artículo 1 de la ley 6.189.
Aunque lo más importante es que el artículo 2 de la nueva ley se establece que los maestros especiales de gestión estatal y los de gestión privada, deberán trabajar diez horas semanales distribuidas en tres días.
Sentimos una satisfacción muy íntima por la conclusión de este problema, tras una negociación que duró muchos años. Entendemos que esta resolución es fruto de no habernos olvidado jamás de los problemas que afrontan nuestros compañeros. Esto es parte de ese interés que ponemos siempre para modificar esas situaciones injustas.
Durante el tratamiento de esta norma en la legislatura, pudimos escuchar como algunos diputados ponderaron el trabajo de nuestro sindicato que a la postre dio como fruto la derogación de esa ley injusta que estuvo vigente durante más de una década. Estos hechos nos hacen valor nuestra acción como gremio. Lejos salir al choque por el choque mismo, elegimos una acción gremial que quizás demandó más tiempo, pero que rindió con creces no sólo en beneficio de los docentes privados sino de toda la docencia en general de la provincia.
Fue gratificante que algunos legisladores pidieran un cuarto intermedio para saludar a los integrantes de este gremio allí presentes, a modo de reconocimiento por el trabajo desplegado para hacer justicia desechando una norma arbitraria e inconstitucional.
Al mirar hacia atrás nos duelo saber que hay compañeros que trabajaron durante muchos años cinco horas demás por semana, sin una compensación justa. Sin embargo aunque parezca mentira ahora deberemos trabajar para que las patronales cumplan estrictamente con lo que la nueva ley manda. En esto debemos se claros, cuando la ley favorece a las patronales esa norma se cumple apenas es sancionada, pero cuando favorece al trabajador, su cumplimiento se demora.
El resultado de esta acción demuestra que debemos ser perseverantes, por eso nuestra aspiración es seguir trabajando de esta manera. No nos vamos a cansar de remarcar que el objetivo fundamental del Sindicato, es la defensa de los derechos de los trabajadores.
Quisiera graficar este concepto destacando que el objetivo inmediato al cual estamos abocados, es a los docentes de sector no se les siga pagando tanto el incentivo como la ley de financiamiento educativo fuera de termino. Ya presentamos el proyecto y elevamos el pedido a las autoridades. Ante los hechos recientes debe quedar en claro que el Sindicato Argentino de Docentes Privados no baja los brazos hasta que concreta sus metas.
En este caso entendemos que los docentes privados deben cobrar como marca la ley, constando en su recibo de sueldo los montos del incentivo y la ley de financiamiento educativo. Por eso esperamos que el Estado concurra en ayuda del sector de la docencia privada, para que estos educadores cobren en tiempo y forma como los docentes estatales; obviamente el Estado recuperaría ese dinero una que llegue desde la Nación.

(*) Secretario del Sindicato Argentino de Docentes Privados.

Diputados dixit

Durante la sesión en la que se derogó la ley que obligaba a los docentes especiales a trabajar 15 horas y cobrar sólo por 10, distintos legisladores resaltaron el papel del Sindicato Argentino de Docentes Privados en la confección de ese proyecto y en la defensa de los derechos de los trabajadores. En ese marco el diputado justicialista Ángel Llamazares, destacó que si bien el proyecto fue remitido por el Ejecutivo, la iniciativa fue del Sindicato Argentino de Docentes Privados; "esto quiere decir que los gremialistas no solo estamos pata combatir nada por los salarios, sino para cambiar muchas leyes; estos demuestra que los gremialistas somos pensantes, y el ejemplo es el Sindicato aquí presente".
Por su parte el presidente del bloque de diputados provinciales del Frente Cívico, Martín Díaz Achával, destacó el relevante papel de la Mesa de Dialogo en la cual participa este Sindicato. En ese marco el legislador radical destacó que el gremio acompañó el proceso de sanción de esa norma "esclareciendo en las distintas reuniones de los bloques y también solicitando reuniones por este tema; esto no hace más que relevar el profundo interés social por esta norma, que viene a poner las cosas en su lugar y a equiparar a los docentes privados con los estatales".
Al mismo tiempo ponderó el papel de los funcionarios del ministerio de Educación de la provincia. En ese marco destacó las palabras del diputado Llamazares, respecto al reconocimiento "de esta lucha de equiparación social y labor por parte de los docentes privados y de su sindicato".

Enrique Ávila
"Las dudas sobre la sanción de esta norma me fueron aclaradas por el secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Privados, Hugo Funes, en virtud acompañamos la sanción de este proyecto", destacó durante la sesión que derogó la ley 6.189. El diputado profundizó su visión sobre el problema señalando: "Considero necesario aumentar el presupuesto de los colegios privados de Santiago del Estero, para que sus docentes y el personal que los integran trabajen en mejores condiciones. Estos establecimientos cumplen una función muy importante en sector a donde no llega la educación estatal, por ese importante ayuda y no poner trabas".
Agregó: "Muchos de estos colegios están en regiones muy deprimidas, por eso se debe acudir en auxilio y apoyo, plasmando una política educativa que busque resultados reales beneficiando a nuestros comprovincianos".
Finalizó: "Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre conoce lo que vale, lo que puede y lo que sabe, nuevas ilusiones procederán a las antiguas y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos, sin destruir la tiranía".